HomeArticulosLa mashua traspasa fronteras

La mashua traspasa fronteras

Proyecto sustentado por dos chotanas

Las jóvenes viajarán el próximo lunes 23 de noviembre a Bogotá para presentar su proyecto “Industrialización de la Mashua”

Luz Quintana | Chota, noviembre, 2015 |Se trata de Liseth Mejía Bustamante y Claudia Milagros Saavedra Mendoza, estudiantes del cuarto grado “B”, de la I.E. Santa Rafaela María de Chota, quienes junto a su asesora, la profesora Luz Elena Tarrillo Ortiz, viajarán a Bogotá – Colombia, para participar del Programa Ondas de Colciencias que se realizará del 25 al 27 de noviembre.

Las jóvenes chotanas llevarán orgullosas su proyecto “Industrialización de la Mashua” para ser presentado ante un auditorio internacional. Este proyecto les ha costado muchas horas de trabajo y dedicación. Antes tuvieron que demostrar la viabilidad de su proyecto en su propia tierra: Ocuparon el 4to puesto en el 2014, en la Feria de la Ciencia y Tecnología – FENCYT, organizado por el Ministerio de Educación del Perú. Pero este reconocimiento fue el culmen. El camino fue largo y difícil.

Una entusiasta Liseth, nos cuenta sobre el origen de este sueño. El primer paso fue el concurso interno (es decir a nivel de institución educativa), posteriormente clasificaron al nivel de la UGEL de Chota. Ello les permitió representar a la provincia en Cajamarca. Fue así que llegaron hasta la etapa final que se realizó en Lima. Es en esta ciudad que obtienen el cuarto lugar en el concurso nacional.

Preguntamos a Liseth: ¿cómo es que nació la idea de este proyecto? Ella muy sonriente nos responde: “En El Perú encontramos diferentes tipos de productos como por ejemplo la oca, la racacha, los arándonos andinos como mora, pirgay, pero principalmente en la mashua encontramos propiedades importantes. Una de ellas es que puede funcionar como antibiótico, reductor a niveles de testosterona, entre otras”.

Del mismo modo, nos cuenta que no ha sido fácil. Llegar hasta la última etapa ha sido el resultado de un arduo trabajo; incluso, tuvieron que ir hasta algunas zonas andinas (en este caso Samangay) para conseguir la mashua, ya que es un producto que está desapareciendo. Igualmente, nos dijo “que muchos confunden a la mashua con la oca porque son muy parecidos, pero son muy distintas”, aclaró.

Sobre el objetivo del proyecto, nos confiesa: “Difundir el producto de la mashua. Es una pena que muchos pobladores no le dan la importancia que tiene, pese a sus altas propiedades alimenticias. Cada vez se va perdiendo su cultivo. Lo que buscamos es que se industrialice la mashua, y por qué no, exportar a otros países como producto netamente chotano y/o peruano”.

Para presentar su proyecto en Lima, elaboraron diversos productos con apoyo de un químico farmacéutico. Así industrializaron: ungüento de mashua (para hongos y bacterias), jarabe de mashua, mermeladas, manjar, entre otros. Sin duda, fue una linda experiencia para estas jovencitas, quienes además, de apasionarse por la mashua, conocieron otros productos de diversas regiones de nuestro Perú profundo, y por supuesto, de otros países como Brasil, México, Ecuador, etc.

Ahora Claudia y Liseth, esperan que alguna institución les apoye económicamente, para poder solventar los pasajes desde Chota hasta Lima. Una vez en el país cafetalero será el Ministerio de Educación quién asuma los gastos del evento. Liseth Mejía recomienda a las familias chotana que consuman este producto ancestral, autóctono del Perú, porque tiene muchas propiedades alimenticias y curativas; del mismo modo, espera que se enseñe a los niños a incorporar en su dieta alimenticia, desde pequeños.

En tanto su compañera de aula, Claudia Saavedra, quien comparte con Liseth el mismo interés en este proyecto, envió un mensaje para los jóvenes. Ella dice: “deben buscar sus sueños y conseguir sus logros”. Asimismo, exhortó a “que se interesen por la investigación. Con este instrumento se descubre, pero también se divierte. Y lo más importante, se obtiene muchas nuevas experiencias”.

Las jóvenes chotanas dedican un especial reconocimiento a la persona que les asesoró en su proyecto. Se trata de la profesora Luz Elena Tarrillo Ortiz. Como ellas mismas dicen, “nunca dejó de alentarlas y las incentivó en la investigación”. Ella orgullosa del logro de sus alumnas, manifiesta: “No fue fácil, esto demandó de mucho tiempo, esfuerzo y, sobre todo, mucho sacrificio de las chicas y de los padres de familia”.

No nos queda duda de que éstas jovencitas harán que el nombre de Chota y de su querido colegio, “Santa Rafaela María”, traspase fronteras.

Algunos datos de la mashua

Ella también conocida como papa amarga, es un tubérculo originario de los andes centrales de Perú y Bolivia. Una de las ventajas de la mashua es que puede crecer en condiciones desfavorables, incluso, sin fertilizantes ni pesticidas. Aún así su cosecha puede ser el doble que la de las papas.

La mashua contiene fósforo en altos porcentajes, además de calcio y hierro. Tiene un alto valor nutritivo porque combina proteínas, carbohidratos, fibra y calorías. Además, se recomienda consumirla para prevenir el cáncer de próstata –pues disminuye los niveles de testosterona- y para personas con problemas hepáticos y renales.

Sin comentarios

Deja un comentario