Decía Aristóteles: “El aire es tu alimento y tu medicamento”. Ciertamente el estagirita tenía razón. Su genio no sólo se dio cuenta de que sin el aire no podemos vivir, sino que además estuvo convencido del poder curativo del aire. Es que el aire es vital

Hay circunstancias en la vida en las que te toca ser testigo presencial de manifestaciones humanas profundas. La casualidad se encarga que seas el elegido para recibir palabras que, por su fuerza significativa, quedarán grabadas en ti. Estas frases memorables irrumpirán oportunamente cuando menos las esperas.