Fray Nicolas Vigo

Fray Nicolas Vigo

Director. Fraile, sacerdote y periodista. Es agustino recoleto, emitió su profesión solemne en la Orden de Agustinos recoletos en el 2008, en Monteagudo, Navarra, España, fue ordenado diácono, en el 2013, en Granada, España, por Mons. David Arias Pérez, Obispo emérito de Newark, New Jersey, Estados Unidos y ordenado sacerdote, en el 2013, en Lima, Perú, por Mons. Fortunato Pablo, Obispo de Chota. Obtuvo el Grado de periodismo en la Universidad Pontificia de Salamanca, en el 2014. Ha obtenido el Premio Nacional de Periodismo Cardenal Juan Landázuri Ricketts, en Perú, en el 2010, por promover en sus escritos valores de justicia, libertad y solidaridad. Asimismo, ha sido premiado por obtener el primer lugar en el concurso de fotografía Santa Teresa de Jesús y Salamanca, en España, en el 2014.

Actualmente, combina su trabajo pastoral con los medios de comunicación. Es el Director de Radio Santa Mónica y la revista de los Agustinos Recoletos de Perú: Recoletos Perú. Desde hace varios años ha incursionado como bloguero a través de El mundo utópico de Nico. Blog que es leído por numerosas personas de todo el mundo.

El tema de su tesis para obtener el bachillerato en Sagrada teología fue: “Evangelizar desde las pantallas. Fidelidad creativa en tiempos de postmodernidad”. Del mismo modo, obtuvo sobresaliente en la Pontifica Universidad de Salamanca por su trabajo: “El periódico como actor político en la independencia del Perú”. 

Igualmente, buscando acercar el mensaje cristiano a los más jóvenes recibió la Declaración Eclesiástica de Competitividad Académica - DECA por la Conferencia Episcopal Española; asimismo, en su afán de ayudar a las personas a identificar sus fortalezas y potencialidades para tener una mejor calidad de vida, ha estudiado Resiliencia y coaching en la Universidad Complutense de Madrid y ha obtenido el título de Profesor de filosofía y religión por el Ministerio de educación del Perú.

El comité organizador de la Jornada Mundial de la Juventud Agustino Recoleta calcula que más 1.000 jóvenes pueden acudir al encuentro. Se han definido las comisiones, preparación y temas que se tratarán en la gran jornada de los jóvenes agustinos recoletos.
 
A poco menos de un año para la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud Agustino Recoleta (JMJAR), el comité organizador continúa afinando los detalles. El comité organizador del encuentro se ha reunido durante varios días en Panamá para organizar el trabajo preparatorio que tendrá como colofón la gran jornada en enero de 2019.
 
El equipo está conformado por los responsables de las Juventudes Agustino Recoletas (JAR) de Argentina, México, Colombia y Panamá. Al frente está Juan Pablo Martínez, consejero general de Apostolado Juvenil y Vocacional, quien ha constatado los avances del encuentro. Durante algunas sesiones de la reunión estuvo presente también el Prior General de la Orden de Agustinos Recoletos, Miguel Miró.
 
El comité organizador ha calculado que más de 1.000 jóvenes de todo el mundo pueden darse cita en la JMJAR. Según han detallado, pueden acudir más de 500 jóvenes de las distintas comunidades juveniles agustino recoletas de todo el mundo, a los que se sumarían más de cinco centenares de jóvenes panameños de las JAR.
Radio Vaticana | En la audiencia general, el Papa Francisco dirigió dos apremiantes llamamientos: uno ante la Jornada Mundial contra la plaga vergonzosa de la trata y otro con el anhelo de que las Olimpiadas de Corea del Sur sean ejemplo y fiesta de paz.

El Obispo de Roma reiteró la importancia de aunar esfuerzos en el mundo contra el crimen del tráfico de seres humanos: «Mañana, 8 de febrero, memoria litúrgica de Santa Josefina Bakhita, se celebra la Jornada Mundial de Oración y Reflexión contra la Trata. 

Teniendo pocas posibilidades de canales regulares, muchos migrantes deciden aventurarse por otros caminos, donde a menudo los esperan abusos de todo tipo, explotación y reducción a la esclavitud.

Las organizaciones criminales, dedicadas a la trata de personas, usan estas rutas migratorias para esconder a sus víctimas entre los migrantes y los que buscan refugio.

Invito por lo tanto a todos, ciudadanos e instituciones, a aunar esfuerzos para prevenir la trata y garantizar protección y asistencia a las víctimas.

Oremos para que el Señor convierta el corazón de los traficantes  – que palabra fea: traficantes de seres humanos - y brinde la esperanza de recobrar su libertad a cuantos sufren por esta plaga vergonzosa».
El domingo 21 de enero fue el último día de visita del Papa al Perú. También un día en el que Francisco se encontró con religiosas de clausura, Obispos, jóvenes y más de un millón de personas en la misa de cierre de su visita pastoral.

Asimismo, ha sido un día en el que el Santo Padre habló sin miedo de los problemas del país con los obispos. Igualmente, ha vuelto a decir que “el Perú es tierra de esperanza” y que “le ha hecho mucho bien encontrarse con los peruanos”. Además, manifestó: “Esta visita deja una huella imborrable en mi corazón”.

El rezo con las religiosas de clausura
La agenda de Francisco empezó muy temprano. El Santo Padre ha querido rezar la ‘Hora tercia’ con las religiosas Carmelitas Descalzas que viven en el Santuario en el que está el fresco del Señor de los Milagros, que pintó un esclavo en el siglo XVII.

Para alegría de los limeños y de los peregrinos, el Papa salió de la Nunciatura Apostólica para dirigirse al Santuario, ubicado a unos 30 minutos. El santo Padre ha saludado y bendecido a miles fieles que aguardaban en las calles.

Llegado al lugar, el Papa ha rezado junto a 500 monjas de clausura, de Vida contemplativa. El Papa bromeó con ellas: “Al verlas a ustedes aquí, me viene un mal pensamiento: que aprovecharon para salir del convento un rato y dar un paseíto”, manifestó sonriente el Papa. Asimismo, las exhortó a ser, como santa Teresita del Niños Jesús: En el corazón de la Iglesia, ser el amor.

Igualmente, les exhortó a vivir la vida comunitaria y erradicar el chisme de los conventos: “¿Saben lo que es una monja chismosa? Es terrorista, peor que los de Ayacucho hace unos años, peor”, afirmó el Papa.

Rezo ante las reliquias de los santos peruanos
Terminada la oración el Papa llegó a la Catedral de Lima y oró en silencio ante las reliquias de los santos peruanos: Santa Rosa de Lima, san Martín de Porres, santo Toribio de Mogrovejo, san Juan Masías y san Francisco Solano. Su oración fue intensa y el Santo Padre salió reconfortado y sonriente.

Encuentro con los obispos peruanos
Minutos después, se reunió en el palacio arzobispal con 47 obispos peruanos, entre ellos, los tres obispos agustinos recoletos: Mons. Emiliano Cisneros, Mons. José Carmelo y Mons. Fortunato Pablo Urcey. Allí sostuvo un diálogo por más de una hora en el que abordaron los problemas de los fieles y la sociedad peruana.

A los obispos les invitó a ser callejeros como santo Toribio de Mogrovejo: “fue lo que hoy llamaríamos un obispo callejero. Un obispo con suelas gastadas por andar, por recorrer, por salir al encuentro para anunciar el Evangelio a todos, en todos los lugares, sin asco y sin miedo".

Además les alentó “a denunciar los abusos y excesos que se cometen frente a su pueblo. No hay auténtica evangelización que no anuncie y denuncie toda falta contra la vida de nuestros hermanos, especialmente de los más vulnerables", manifestó.

El Papa se preguntó por el porqué de la corrupción en el Perú: “¿Qué le pasa a Perú que cada presidente lo meten preso? Humala está preso, Toledo está preso, Fujimori estuvo preso hasta ahora, Alan García está en ese intento que entro y no entro, ¿qué pasa?...y presos con rabia”, sostuvo Francisco.

Igualmente, habló del escándalo de Odebrecht: “El caso Odebrecht es simplemente una anécdota chiquita, te tapo esto y me tapas esto (...) Es el quid pro quo, que no es la sana negociación política”, indicó.

Encuentro con los jóvenes
Sin duda, uno de los momentos más significativos de este día ha sido en encuentro con los jóvenes en la Plaza Mayor de Lima. Allí el Papa con un lenguaje sencillo se ha dirigido a las miles de personas que estaban en el lugar para rezar el Ángelus.

A los jóvenes les habló de solidaridad, justicia y santidad. Les pidió ser auténticos. Para ello usó la metáfora de las fotografías digitales: “Los filtros de colores y la alta definición solo andan bien en los videos, pero nunca podemos aplicárselo a los amigos. Hay fotos que son muy lindas, pero están todas trucadas y déjenme decirles que el corazón no se puede ‘photoshopear’, porque ahí es donde se juega el amor verdadero, ahí se juega la felicidad y ahí se muestra lo que eres. ¿Cómo es tu corazón? Jesús no quiere que te ‘maquillen’ el corazón. Él te ama así como eres y tiene un sueño para realizar con cada uno de ustedes”.

Del mismo modo, pidió a todos a que les ayuden a lograr estos objetivos: “En estos momentos, desde esta plaza y con todos estos jóvenes, pido a las autoridades, a los responsables, y a todos, en ese amado país, que pongan su máximo empeño y esfuerzo, a fin de evitar toda forma de violencia y buscar soluciones en favor del bien común”. Después rezó con todos el Ángelus.

La misa multitudinaria
Por la tarde, el Santo Padre celebró la tercera misa de la visita pastoral en la Base aérea de Las Palmas en Lima, ante más de un millón de personas. Los fieles aclamaron al Papa y aplaudieron a las palabras proféticas que pronunció en su homilía y despedida.

El Santo Padre exhortó a “caminar con Jesús”. Asimismo, se refirió a los excluidos de la sociedad: los “no ciudadanos”, “los ciudadanos a media” o los “sobrantes urbanos” que están al borde de nuestros caminos, que van a vivir a las márgenes de nuestras ciudades sin condiciones necesarias para llevar una vida digna y duele constatar que muchas veces entre estos «sobrantes humanos» se encuentran rostros de tantos niños y adolescentes. Se encuentra el rostro del futuro”.

Antes de dar la bendición, y como respuesta a las palabras de agradecimiento del Cardenal del Perú, el Papa dio un discurso de gratitud a los peruanos por haberlo acogido con alegría estos días. También se acordó de los arquitectos agradeciendo por los tres estrados - capillas construidas para las Eucaristías que celebró en tres lugares que visitó: “Que Dios no les quite el buen gusto”, bromeó.

Del mismo modo, pronunció un mosaico de frases que entusiasmaron a los peruanos: “El Perú es tierra de esperanza”, “Los jóvenes son el presente. No el futuro”, “Todos sean los santos del siglo XXI”. “No se desarraiguen”, entre otras.

La despedida de Francisco
Terminada la Eucaristía, el Papa subió a un coche que lo transportó directamente al Grupo aéreo N° 8. El Obispo de Roma se desplazó entre una fila doble de peruanos que se volcaron a la calle para despedir al Santo padre.

Llegado a la Base militar lo esperaba el avión de la compañía Latam, #El vuelo de Francisco, para transportarlo a Roma. Antes de partir, el Presidente y su esposa, los Obispos y el Nuncio apostólico, los políticos y diplomáticos, se reunieron con él para manifestarle su gratitud por esa visita y por provocar la esperanza en los peruanos.

Sin duda, los peruanos respondieron con esperanza y alegría a la visita del Papa Francisco. En los tres lugares que ha visitado el Santo Padre, la repuesta ha sido la misma: Una multitud de personas que procuraban el mejor sitio para aplaudir al Vicario de Cristo y robarle una bendición. 
 
El Papa Francisco en su segundo día de visita al Perú, después de haber visitado la selva peruana, llegó a la costa norteña. Esta tierra fue afectada en los primeros meses de 2017 por el fenómeno climático “Niño costero”, motivo especial por el que el Papa quiso estar en esta ciudad: “quise estar y rezar con ustedes”, indicó.

El Santo Padre llegó minutos antes de las 10 de la mañana y se encontró con una playa cubierta por una multitud de 200.000 personas que lo esperaban. Muchos de los fieles habían estado desde el día anterior; incluso, algunos habían acampado días antes, para tener un lugar cercano en el que pudieran ver al Papa.

También llegaron a la playa de Huanchaco peregrinos de todo el norte del Perú, incluso del vecino país de Ecuador y de otros países.

La llegada del Papa

El Papa sobrevoló la playa en el avión oficial escoltado por 4 aviones militares, quienes apenas aterrizó el avión papal, deleitaron a la multitud con una serie de acrobacias aéreas que emocionaron a la multitud que cubría la playa de Huanchaco.

Minutos después, apareció Francisco sobre el Papamóvil y se desplazó por la playa para saludar a los peregrinos, mientras estos coreaban su nombre, levantaban pancartas e intentaban inmortalizar el momento por medio de fotografías y transmisiones en directo por las redes sociales.

También llegaron hasta el lugar el presidente del Perú, Pedro Pablo Pedro Pablo Kuczynski, su esposa y algunos congresistas y ministros.

La Eucaristía
Ella fue sencilla y estuvo concelebrada por los Obispos del Perú y más de 1,000 sacerdotes que llegaron hasta el lugar para estar con el Papa. Muchos de ellos trajeron delegaciones de sus parroquias.

Fue durante la Eucaristía que el Papa se dirigió a los peruanos de esta parte de la costa y les habló de sus problemas y dificultades que han tenido en esos tiempos. Desde el saludo, el Papa se mostró conocedor de su problemática, dijo: “Estas tierras huelen a Evangelio.”

En su homilía, el Papa reafirmó su mensaje de esperanza y solidaridad. “¡Los peruanos en este momento de su historia no tienen derecho a dejarse robar la esperanza!”, manifestó arrancando el aplauso de los concurrentes.

Asimismo, mostró su alegría por estar en esta tierra con fuertes raíces históricas. Por ello, apeló a la grandeza de los peruanos: “Otras tormentas pueden estar azotando estas costas y, en la vida de los hijos de estas tierras, tienen efectos devastadores. Tormentas que también nos cuestionan como comunidad y ponen en juego el valor de nuestro espíritu”.

Del mismo modo, conocedor de los problemas de Trujillo: la delincuencia organizada, la pobreza y la violencia, el Santo Padre, condenó estas injusticas:  “Se llaman violencia organizada como el “sicariato” y la inseguridad que esto genera; se llama la falta de oportunidades educativas y laborales, especialmente en los más jóvenes, que les impide construir un futuro con dignidad; o la falta de techo seguro para tantas familias forzadas a vivir en zonas de alta inestabilidad y sin accesos seguros; así como tantas otras situaciones que ustedes conocen y sufren, que como los peores huaicos destruyen la confianza mutua tan necesaria para construir una red de contención y esperanza. Huaicos que afectan el alma y nos preguntan por el aceite que tenemos para hacerles frente”.

Alusión a la Virgen de la Puerta
El Papa, al final de la Eucaristía, se refirió a  la Virgen de la Puerta (Quien más tarde sería declarada como “Madre de la Misericordia y de la Esperanza), la democión mariana más arraigada en la costa norteña. Sobre ello dijo: “Sé del amor que esta tierra tiene a la Virgen, y sé cómo la devoción a María los sostiene siempre llevándolos a Jesús. Pidámosle a ella que nos ponga bajo su manto y que nos lleve siempre a su Hijo; pero digámoselo cantando con esa hermosa marinera: “Virgencita de la puerta, échame tu bendición. Virgencita de la puerta, danos paz y mucho amor” ¿Se atreven a cantarla?”. Espontáneamente, el Papa arrancó los aplausos de los peregrinos.

Después de la Eucaristía el Papa visitó uno de los barrios más pobres de Trujillo: Buenos Aires. El Papa Fue en el papamóvil repartiendo para bendecir y conocer la realidad de la gente.

Encuentro con los religiosos, sacerdotes y seminaristas

Asimismo, por la tarde tuvo un Encuentro con los sacerdotes, religiosos y seminaristas en el Colegio Seminario SS. Carlos y Marcelo.  Aquí el Sumo Pontífice exhortó a los consagrados a ser portadores de alegría y testimonio: “a trabajar codo a codo con el Señor", y, en ese sentido la memoria “libra de la tentación de los mesianismos”. Y le dijo que esto “se combate de muchos modos, pero también con la risa, que da la capacidad espiritual de estar delante del Señor con los propios límites, errores y pecados, pero también con los aciertos y con la alegría de saber que Él está a nuestro lado”, manifestó.

La Virgen de la Misericordia y la esperanza
El Papa Francisco para terminar su visita a Trujillo, la capital de la primavera, y ante 40,000 fieles, coronó a la Virgen de la Puerta, quien fue declarada como “Madre de la Misericordia y de la Esperanza”. 
Viernes, 19 Enero 2018 03:58

El Papa Francisco ya está en el Perú

Nicolás Vigo | Lima, Perú. El Papa Francisco pisó suelo peruano en medio de la aclamación de los fieles peruanos y de las autoridades políticas y eclesiásticas que acudieron hasta el aeropuerto internacional Jorge Chávez para recibirlo. El Sumo Pontífice llegó 50 minutos antes de lo previsto.

Pedro Pablo Kuczynski,  presidente de la República del Perú, acompañado de su esposa Nancy Lange, dio la bienvenida al Papa Francisco. El presidente emocionado le dijo: “Gracias por venir a esta tierra milenaria”.

El Santo Padre se desplazó desde el aeropuerto hasta la Nunciatura Apostólica del Perú en medio de especiales medidas de seguridad. Hizo el recorrido en medio de un mar de gente que se había reunido en las avenidas por donde pasaría la comitiva. Los católicos portaban pancartas, soltaban globos amarillos y blancos, coreaban el nombre de Francisco, entonaban canciones y batían palmas al paso del Santo Padre.

Un cordón humano de miles de policías y miembros del ejército peruano servían de barreras humanas para mantener el orden y evitar que la multitud llegue hasta a la comitiva papal.

Al final de la avenida Brasil, el Papa hizo una parada para rendir homenaje a la imagen de la Virgen María que se encuentra en el malecón. En ese lugar, el Papa abandonó el coche cerrado y subió al Papamóvil. Allí empezó su recorrido hasta la avenida Salaverry, sede de la Nunciatura.

Llegado a la sede de la Nunciatura Apostólica, después de saludar y bendecir a las personas que estaban allí, Su Santidad se dirigió a la multitud que esperaba sus palabras. El Papa cogió un micrófono y manifestó: “Muchas gracias por haber venido hasta aquí, gracias de corazón, quisiera darles a todos ustedes y sus familias, una bendición. Recemos juntos a la virgen”, fueron sus primeras palabras en tierra peruana. “Recen por mí. No se olviden, muchas gracias”, agregó.
El Papa Francisco irá el viernes 19, a Puerto Maldonado, en la selva peruana; el sábado 20, a Trujillo, en la costa; y finalmente, el domingo 21 a Lima, al capital del Perú. 

 
Radio Vaticana | El Papa Francisco comenzó su homilía de la Misa celebrada en Temuco por el progreso de los pueblos. Y añadió que celebraba esta Eucaristía en un contexto de acción de gracias por esta tierra y por su gente, pero también de pena y dolor. Sí, porque como recordó el Santo Padre, en ese lugar hubo “graves violaciones de derechos humanos”. De manera que – como dijo el Papa – “esta celebración la ofrecemos por todos los que sufrieron y murieron, y por los que cada día llevan sobre sus espaldas el peso de tantas injusticias. La entrega de Jesús en la cruz carga con todo el pecado y el dolor de nuestros pueblos, un dolor para ser redimido”. 

Aludiendo a la unidad clamada por Jesús, el Pontífice afirmó que se trata de “un don que hay que pedir con insistencia por el bien de nuestra tierra y de sus hijos”. Y es necesario estar atentos a posibles tentaciones que pueden aparecer y “contaminar desde la raíz” este don que Dios nos quiere regalar y con el que nos invita a ser auténticos protagonistas de la historia.

Agustinos Recoletos | El día de Nuestra Señora de la Consolación, 4 de septiembre, Fr. Augusto Uriarte Cieza realizó su profesión solemne en Salamanca, España. Con este rito se incorporó definitivamente a la Orden de Agustinos Recoletos.

La ceremonia estuvo presidida por el provincial de San José, Fr. Daniel Ayala López de Viñaspre, y concelebrado por más de 20 sacerdotes de nuestra Orden; entre ellos el vicario general, Fr. José Ramón, el Presidente del Secretariado de Formación y Espiritualidad, Fr. Javier Monroy, el secretario general, Fr. Javier Tello, el provincial de Santo Tomás, Fr. Carlos María, el Vicario de México, Fr. Javier Acero, los maestros de los teolgados de Las Rozas, Fr. Carlos y de Monachil, Fr. Miguel Ángel, el párroco de la parroquia Madia Mediadora de Salamanca, P. Jesús Jiménez, entre otros.

Dieron solemnidad y enaltecieron la ceremonia los teólogos de Las Rozas, Madrid, junto con los teólogos de Monachil, con los cantos propios de una fiesta agustiniana, con el canto de las letanías y sobre todo con el cuidado de la liturgia durante la celebración. Además, estuvieron presente tres hermanas de las Misioneras Agustinas Recoletas, personas cercanas a la familia agustino recoleta y catequistas de la parroquia María Mediadora, donde apoya en catequesis Fr. Augusto.

Agustino recoleto para siempre

Fr. Augusto, después de cursar sus estudios de filosofía y teología durante las etapas del postulantado y el Teologado en Lima, Perú, fue destinado a la comunidad de Salamanca para realizar el año de inserción o experiencia comunitaria. Al concluir el año de experiencia comunitaria ha decidido, con la gracia de Dios, responder contundentemente con el sí definitivo a la vida consagrada dentro de Orden. De este modo, como él mismo ha resaltado, pasa a ser un agustino recoleto para siempre.

Al finalizar la ceremonia, Fr. Augusto dirigió unas palabras de agradecimiento a los presentes, en las cuales reconocía la “alegría y gratitud” de Dios en su vida. “Alegría por este día en el cual me acompañáis todos vosotros para ser testigos de mi compromiso definitivo para con Dios, con la Iglesia y con la Orden. Alegría por el don de la vocación a la vida consagrada”, manifestó. Sobre la gratitud de su vocación y en su procesos de formación acató que ve “la gratitud de Dios” en personas que le han conducido y educado en el camino de la Verdad (el camino de Jesús) y personas que le “han motivado e incentivado a seguir este camino, este estilo de vida”, por quienes daba gracias a Dios y los encomendaba a Nuestra Señora de la Consolación.

Finalmente, todos se dirigieron al comedor para compartir, en ambiente fraterno y con aroma a fiesta, el agasajo preparado para la ocasión.

Radio Vaticana | El papa Francisco bendijo y dirigió este jueves desde el balcón del Palacio Cardenalicio, unas palabras a 22.000 jóvenes colombianos tras su visita a la Catedral  de Bogotá y de recibir las llaves de la ciudad.

“Hoy entro a esta casa que es Colombia diciéndoles, ¡La paz con ustedes!”, así comenzó el Papa su saludo a los jóvenes reunidos frente a la Plaza de Bolívar, llegados de todos los rincones del país: “cachacos, costeños, paisas, vallunos, llaneros”, enumeró el Papa.

Y les animó a los chicos y chicas: “¡Cómo no van a poder cambiar esta sociedad y lo que se propongan! ¡No le teman al futuro! ¡Atrévanse a soñar a lo grande! A ese sueño grande los quiero invitar hoy”.

 

El Papa Francisco, al llegar a Colombia, justificando su visita, manifestó: “Buenos días! Los saludo con gran alegría y les agradezco la calurosa bienvenida. «Al entrar en una casa, digan primero: “¡Que descienda la paz sobre esta casa!”. Y si hay allí alguien digno de recibirla, esa paz reposará sobre él; de lo contrario, volverá a ustedes» (Lc 10,5-6). Hoy entro a esta casa que es Colombia diciéndoles, ¡La paz con ustedes! (Los jóvenes responden: “¡Y con tu espíritu!”). Así era la expresión de saludo de todo judío y también de Jesús. Porque quise venir hasta aquí como peregrino de paz y de esperanza, y deseo vivir estos momentos de encuentro con alegría, dando gracias a Dios por todo el bien que ha hecho en esta Nación, en cada una de sus vidas”.

Jueves, 11 Enero 2018 23:33

¿Para qué sirve la utopía?

Nicolás Vigo | Chota | Enero, 2016 | Cuando mis amigos me preguntan por qué el nombre de mi blog: El mundo utópico de Nico, les digo las razones y luego les advierto que la utopía sólo es amiga de los soñadores, de aquellos que no se conforman con lo que hay: los utópicos siempre están en una búsqueda continua. Seguidamente, les digo que la utopía sólo admite valientes; y, además, exige perseverancia.

Y es que la utopía, como dice el francés Víctor Hugo, “es la verdad del mañana”. Ese carácter dinámico que lleva dentro de sí, la convierte en un poderoso motor que tira de nuestros deseos para hacer realidad aquello que queremos. Sin ese movimiento dinámico y fértil nuestra vida sería estática y muerta. Siempre insípida y estancada (Eso sería como estar muerto: vivir sin vivir).

Esta palabra también lleva una interesante carga de posibilidad; es decir, la utopía puede hacer que las cosas sean. ¿Cómo es esto? Las cosas pueden ser si las planteamos en serio y empezamos a trabajar para hacerlas realidad. Ellas pueden ser, si hacemos un trabajo, puro y duro, de autoexigencia. O sea, si nos dedicamos concienzudamente a identificar y potenciar nuestras capacidades y talentos para sacar lo mejor de nosotros y ponerlo en acción. Por ello, la utopía no es una enfermedad de soñadores, sino de visionarios.

Además, la utopía es enemiga de la mediocridad y del conformismo. Porque apostar por la utopía es trabajar por algo irreal para hacerlo realidad; no olvidemos que la verdadera definición de utopía es “el lugar que no existe” (οὐ, no; τόπος. De allí que ella sólo admite trabajo y talento.

Más aún, si nos remontamos al creador de esta palabra, Tomás Moro, veremos que “utopía” es una palabra que nace del deseo solidario, del sueño generoso. Ella es producto de un espíritu rebelde, inconforme que no se resigna con la realidad tal y como se da, sino que plantea formas y modos de hacerla más agradable; de convertirla en más justa, humana y solidaria. Por ello, la utopía es partidaria de los grandes ideales y de los nobles deseos.

No me queda duda que la utopía ha sido un arma eficaz para ayudar a creer en lo no creíble, a sembrar inquietud e inconformismo en los pesimistas, a dar color a las almas mustias y tóxicas. Ella ha sido como un agudo alfiler que he clavado con decisión en las carnes aletargadas, por los golpes de la vida, de muchos que se creían derrotados, sin fuerzas, sin gracia y sin talentos.

Y es que siempre la utopía ha sabido aliarse con la juventud. Ella siempre ha estado cercana al mundo juvenil. No hay joven que tenga, aunque sea, una pizca de utopía dentro de sí. Y no hay utopía que no tenga a un joven en su haber. Es más, ella tiene ejércitos de jóvenes en sus filas. Ella y la juventud hacen un binomio natural. Un matrimonio casi necesario y justo entre sí.

También la utopía es el motor que da alas a los grandes sueños. Es la fuerza interior que espolea a la inquietud. Podríamos decir que es la herramienta que despierta las potencialidades que están en el interior de los jóvenes. En muchos casos, ella es la que incita a los jóvenes a apurar su madurez y a dar pasos seguros en las arenas movedizas de los retos y reclamos de la sociedad.

¿Cómo sabemos que la utopía está dentro de un joven? Un profesor, muy utópico y sabio, solía decirme: “Nico, cuando un joven cuestiona y se hace preguntas sobre la vida, el mundo o el sentido de la existencia: ¡Alégrate! ¡Haz fiesta! ¡Porque ha surgido un utópico más para triunfar!”.

La juventud es sinónimo de utopía. Es la etapa de las grandes quimeras y del logro de los retadores ideales. Sería muy preocupante -y antinatural- que en nuestra sociedad, gente fundamentalista y de mente cerrada, propicie la mediocridad y el conformismo en los jóvenes. Si lo logran, tendríamos una sociedad enferma, sin esperanza, sin sueños…, sin futuro. Por eso critico -y advierto- a aquellos domadores de conciencias, que pretenden edulcorar a las juventudes: ¡Que aquello no se puede hacer! Sería como castrar a nuestra sociedad de la fuerza más valiosa, capaz de transformar y crear realidades distintas e interesantes.

Antes de desengañar a los utópicos, mejor deberíamos propiciar alianzas con la utopía. Debemos dejarla que trate con los jóvenes. Porque ella es capaz de hacerles ver, el mundo y la vida con ojos de la fe y de la razón. Lo repito una vez más: ella sólo admite trabajo y talento. Y, cuando llega, el corazón de los jóvenes se lanza a trabajar -En un compromiso, casi religioso-, con la justicia, la paz y la verdad. ¿Para qué sirve la utopía? Para crear gente capaz, amante de la vida, de la libertad y de la verdad sin fundamentalismos.

Jueves, 11 Enero 2018 23:22

La mashua traspasa fronteras

Proyecto sustentado por dos chotanas

Las jóvenes viajarán el próximo lunes 23 de noviembre a Bogotá para presentar su proyecto “Industrialización de la Mashua”

Luz Quintana | Chota, noviembre, 2015 |Se trata de Liseth Mejía Bustamante y Claudia Milagros Saavedra Mendoza, estudiantes del cuarto grado “B”, de la I.E. Santa Rafaela María de Chota, quienes junto a su asesora, la profesora Luz Elena Tarrillo Ortiz, viajarán a Bogotá - Colombia, para participar del Programa Ondas de Colciencias que se realizará del 25 al 27 de noviembre.

Las jóvenes chotanas llevarán orgullosas su proyecto “Industrialización de la Mashua” para ser presentado ante un auditorio internacional. Este proyecto les ha costado muchas horas de trabajo y dedicación. Antes tuvieron que demostrar la viabilidad de su proyecto en su propia tierra: Ocuparon el 4to puesto en el 2014, en la Feria de la Ciencia y Tecnología – FENCYT, organizado por el Ministerio de Educación del Perú. Pero este reconocimiento fue el culmen. El camino fue largo y difícil.

Una entusiasta Liseth, nos cuenta sobre el origen de este sueño. El primer paso fue el concurso interno (es decir a nivel de institución educativa), posteriormente clasificaron al nivel de la UGEL de Chota. Ello les permitió representar a la provincia en Cajamarca. Fue así que llegaron hasta la etapa final que se realizó en Lima. Es en esta ciudad que obtienen el cuarto lugar en el concurso nacional.

Preguntamos a Liseth: ¿cómo es que nació la idea de este proyecto? Ella muy sonriente nos responde: “En El Perú encontramos diferentes tipos de productos como por ejemplo la oca, la racacha, los arándonos andinos como mora, pirgay, pero principalmente en la mashua encontramos propiedades importantes. Una de ellas es que puede funcionar como antibiótico, reductor a niveles de testosterona, entre otras”.

Del mismo modo, nos cuenta que no ha sido fácil. Llegar hasta la última etapa ha sido el resultado de un arduo trabajo; incluso, tuvieron que ir hasta algunas zonas andinas (en este caso Samangay) para conseguir la mashua, ya que es un producto que está desapareciendo. Igualmente, nos dijo “que muchos confunden a la mashua con la oca porque son muy parecidos, pero son muy distintas”, aclaró.

Sobre el objetivo del proyecto, nos confiesa: “Difundir el producto de la mashua. Es una pena que muchos pobladores no le dan la importancia que tiene, pese a sus altas propiedades alimenticias. Cada vez se va perdiendo su cultivo. Lo que buscamos es que se industrialice la mashua, y por qué no, exportar a otros países como producto netamente chotano y/o peruano”.

Para presentar su proyecto en Lima, elaboraron diversos productos con apoyo de un químico farmacéutico. Así industrializaron: ungüento de mashua (para hongos y bacterias), jarabe de mashua, mermeladas, manjar, entre otros. Sin duda, fue una linda experiencia para estas jovencitas, quienes además, de apasionarse por la mashua, conocieron otros productos de diversas regiones de nuestro Perú profundo, y por supuesto, de otros países como Brasil, México, Ecuador, etc.

Ahora Claudia y Liseth, esperan que alguna institución les apoye económicamente, para poder solventar los pasajes desde Chota hasta Lima. Una vez en el país cafetalero será el Ministerio de Educación quién asuma los gastos del evento. Liseth Mejía recomienda a las familias chotana que consuman este producto ancestral, autóctono del Perú, porque tiene muchas propiedades alimenticias y curativas; del mismo modo, espera que se enseñe a los niños a incorporar en su dieta alimenticia, desde pequeños.

En tanto su compañera de aula, Claudia Saavedra, quien comparte con Liseth el mismo interés en este proyecto, envió un mensaje para los jóvenes. Ella dice: “deben buscar sus sueños y conseguir sus logros”. Asimismo, exhortó a “que se interesen por la investigación. Con este instrumento se descubre, pero también se divierte. Y lo más importante, se obtiene muchas nuevas experiencias”.

Las jóvenes chotanas dedican un especial reconocimiento a la persona que les asesoró en su proyecto. Se trata de la profesora Luz Elena Tarrillo Ortiz. Como ellas mismas dicen, “nunca dejó de alentarlas y las incentivó en la investigación”. Ella orgullosa del logro de sus alumnas, manifiesta: “No fue fácil, esto demandó de mucho tiempo, esfuerzo y, sobre todo, mucho sacrificio de las chicas y de los padres de familia”.

No nos queda duda de que éstas jovencitas harán que el nombre de Chota y de su querido colegio, “Santa Rafaela María”, traspase fronteras.

Algunos datos de la mashua

Ella también conocida como papa amarga, es un tubérculo originario de los andes centrales de Perú y Bolivia. Una de las ventajas de la mashua es que puede crecer en condiciones desfavorables, incluso, sin fertilizantes ni pesticidas. Aún así su cosecha puede ser el doble que la de las papas.

La mashua contiene fósforo en altos porcentajes, además de calcio y hierro. Tiene un alto valor nutritivo porque combina proteínas, carbohidratos, fibra y calorías. Además, se recomienda consumirla para prevenir el cáncer de próstata –pues disminuye los niveles de testosterona- y para personas con problemas hepáticos y renales.

Please publish modules in offcanvas position.